lunes, 29 de noviembre de 2010

Lima 25 de Noviembre.. mi manera de verlo



..
En puntos suspensivos, esa sea la frase exacta
Desde el instante que supe que los chicos de Tokio Hotel estaría presentes en Lima, dando un concierto como parte de la mini gira en Latinoamérica, me dije “sería una estúpida si no voy”, tal vez a lo largo de los años, ellos se han convertido en sinónimo de mi grito de rebeldía, de quien soy y de que estoy orgullosa de pertenecer.
Desde donde vengo, la gente se siente marcada por varios prejuicios claros uno de ellos es el hecho de que llegada a cierta edad debes dejar de pensar en grupos musicales, que llegando a cierta edad debes pensar en trabajo, bebes, maridos, etc..
Pero yo siempre salí del molde, siempre fui diferente, al principio no entendía el por qué, luego me di cuenta que el mundo es más grande que la mente pequeña que me juzgaba, que aquel familiar, compañero de trabajo, amante o “amiga” y supe que no era diferente, tan solo debía ver mas allá para encontrar a mi gente.
Y vaya que la encontré o tal vez me encontraron a mí, al son de una guitarra, algo sencilla, algo profunda, fue que escuche por primera vez Spring Nicht y mi mundo empezó a tener otra melodía en mi banda sonora, descubrí a este niño que canta y siente y que a veces lo hace de una manera tan certera que me abruma.
Descubrí a un grupo de chicos, que a pesar de venir de una sociedad más abierta, se sentían incomprendidos y que luchaban por dar a conocer su color en semejante arcoíris de opciones.
Me sentí la única, me sentí sola a pesar de todo, porque los descubrí y no había nadie a quien decírselo o si hablaba era juzgada, en ese entonces no supe que tan solo era el principio.
Por el año 2008, mis niños, fueron a estados unidos y coincidió que yo también, ellos llegaron yo estaba por partir de un viaje de una semana sin mas propósito que la educación y termino con broche de oro, arriesgándome a coger un metro y decir, “me voy tan solo a ver si es cierto que son ellos”, fui una de las tantas y como es mi costumbre estuve sola a la lejanía, esperando ver algo y lo hice, el cabello de Bill y su chaqueta Blanca y sí, eran reales.
En ese instante solo pedía, que les vaya tan bien como se lo merecen, que todo en lo absoluto, les fuera más fácil.
Siempre me han sorprendido, ese es su mayor don, hay cosas en las que no estoy de acuerdo, pero fiel a mi propia experiencia, puedo decir, que no todo lo que me gusta, necesariamente es malo, por lo tanto dejo que las cosas fluyan, porque cada persona tiene derecho a ser como es y con mucho mas razón Tokio Hotel, que para mi representan la belleza de ser diferente.
Llego el momento en que alguien que otra vez me sorprendí, por que no era la única, nunca lo fui, y me encontró una de mis entrañables amigas y me mostro que no estoy sola, que no es tanta la diferencia con el mundo de afuera, que está bien querer a un grupo de niños.
Pasado el tiempo y más feliz y segura que antes, con un cumulo de experiencias compartidas, con la felicidad que el éxito del amiga te da o la tristeza que te trae los problemas de tu más querida persona y que no puedes ayudar físicamente, es que me encuentro en el cumplimiento de mi más grande sueño, verlos en vivo.
Contaba los días, las horas, los minutos y haciendo lo que nunca hago planee, medite, prevé cada movimiento con meses de anticipación, porque todo debía salir bien.
Con un pequeños pero significativo impulsos de mis amigas es que me cada problema podía resolver, es que, es fácil planear un viaje, pero la vida está presente a cada paso y te pude traer problemas de los más diversos, me siento afortunada, porque para mí no había padres a los cuales pedir permiso, pero si tenía responsabilidades de las que no puedo huir fácilmente.
Parece que por cada paso que das, algo se presenta que te hace retroceder, hasta los sentimientos se confabulan.
Llegado el día, el día en el que decía me voy, es que alguien me dijo que estaba loca por irme sola, fue un poco amargo oír esas palabras, no lo había pensado de esa manera, solo pensaba que debí haberlo hecho antes, pero me di cuenta que el mundo en el que vivía hace unos años, no había cambiado, la que había cambiado, era yo.
Así que le dije a esa persona, “volveré y no tiene por que irme mal, me ira mejor que nunca, porque así lo quiero yo”.
Y me fue mejor que bien.
Llegar a Lima no fue un gran desafío, fue un viaje tranquilo, sin contratiempos, todo apegado al horario, pero cansado como todos, lo primero que vi, fue a las fans como yo de Tokio Hotel, esperando a los chicos. Y vaya que me quería quedar, pero mi agencia de viajes tenía su horario definido y el cielo me libre de contradecirlos.
Así que, me tuve que marchar con una niña muy dulce y su mama que venían de Ecuador al igual que yo, madre e hija en total sincronía, lo más agradable fue que la madre, me dijo que “no iba a dejar a su hija viaje sola, pero que tampoco quería verla triste, así que a pasear por Lima, que la ciudad es hermosa, mientras la nena se divierte con sus ídolos”.
La primera pregunta de rigor se hizo presente por parte de la pequeña: “qué edad tienes me dijo”
Y claro orgullosamente respondí “treinta”, esa es otra de las cosas que aprendí en esta nueva vida, a no tenerle miedo a la edad y decir que soy seguidora de un grupo de veinteañeros, porque esa es la sal de la vida, al fin y al cabo, la vida la quiero como yo digo, no como otros me dicen que sea.
No puedo decir que la niña lo tomo como si nada, le sorprendió y hasta le alegro.
Al día siguiente sin más preámbulos, mi querida alarma biológica, me obligo a levantarme a las 5 de la mañana, ¿para qué? , pues para nada, la muy bendita siempre me hace esas jugadas.
Pero de todas maneras me recogerían a la una de la tarde para la cola y demás menesteres, pero nada después de darme cuatro vueltas en la cama, desayunar, obligarme a mi misma a volver a dormir y pasear por ahí, llego el momento.
Me encontré con el club de fans de Bolivia, que habían armado el tour y estaban en las mismas que yo, con algunas mas de Ecuador y todos listos y embarcados partimos al Jockey club, ya me imaginaba que la cosa iba a ser larga, pero resulto larguísima, todos formados en fila de uno, al momento éramos como 5000, después fueron llegando más.
Todas las localidades mezcladas, el escenario ya se veía a lo lejos, a las tres de la tarde abrieron las puertas principales y todos en perfecto orden y colaboración íbamos pasando, dejando bebidas, correas de tras, sin miramientos, dejábamos todo, insisto colaboración total.
Despues de tres horas más en fila, de escuchar a los de seguridad sus indicaciones, que si se pegan para la derecha, que si los de platinum para la izquierda, que tranquilos, que no corran, que las entradas en mano, que no griten en el túnel, por que había que pasar por un túnel para entrar, es que nos dejaron pasar, al recinto
Resulto ser un estacionamiento adaptado, pero con tal despliegue de inteligencia y orden, que hasta dispensadores de papel y baños portátiles había, en fin un trato genial, mi entrada era para Platea Izquierda, nunca se me ocurrió ir a foso, no soy persona para eso, quería verlos y disfrutar al máximo y no me veía capaz de hacerlo tan pegada al escenario.
Mi puesto y fila numerada me esperaba, al principio los nervios los tenia de punta, porque había muchos espacios vacios, especialmente en el foso, rogaba para que se llene un poco más, por mi lado igual, espacios vacios por todas partes.
Lima es una ciudad costera, que a diferencia de la mayoría en Latinoamérica no es cálida, es bastante fría, así que estaba helándome, por medio pasaron las horas, la gente seguía llegando, gritos histéricos se oían por ahí y por allá, más que nada para desfogar la tensión y todos sin excepción estábamos tensos.
Una tela blanca cubría el escenario y a cada tanto, no se a quien pero a uno de los niños, se le ocurría mover la tela y provocar más gritos, queda demás decir que me ponían los nervios aun peor
Para las 9 de la noche en punto, después de irme al baño dos veces, sentir frio hasta la medula, probar la cámara tropecientas veces, estrujarme las manos y rezar para que se llene un poco más, es que empezó todo.
Primero fueron las luces, en tono azul índigo y luego las primeras notas de Noise, al primero que vi antes de que caiga la cortina fue a Geo, que sensación, era como ver a un amigo después de mucho tiempo, solo se me ocurrió decir.. “Oh mira Geo, está ahí” y creo que me gane unas cuantas miradas de compasión.
La cortina caía al fin y después se pudo ver a Tom, en su sitio impecable como siempre y a Gus en su batería, llegado el momento todo paso a segundo plano cuando escuche a Bill y lo vi emerger al escenario.
There are days, when you feel so small
And you know, you could be so tall

Sobra decir que ya no estaba en este mundo para ese instante, se encendió el automático, al corear cada canción me sentía tan bien, en casa, tan acorde con todo, para mí los recuerdos de todas las cosas vividas, dichas y experimentadas como mis amores las TA.
Que ganas de gritarle todas las guarrerias conocidas, solo le dije las más decentes en ese momento, es que tenía menores de edad por un lado y a sus padres por el otro y me acobarde para ser sincera.
El gran esfuerzo de la noche por parte de Bill fue decir “Muchas gracias” .. y en un momento dado dijo Limón, en ingles en lugar de decir Lima, pero bueno al menos sabia en donde se encontraba, pero creo que pocos nos dimos cuenta del desliz a parte de Tom, que se rio sin mucho disimulo.
Cada movimiento de los chichos es bastante conocido, bueno al menos para una adicta de los niños que se ve cada video nuevo salido, Mtv days, presentaciones en vivo, DVD .. etc.. etc, lo que me emociona saber es que para algunas niñas el show fue totalmente nuevo.
Para mí fue como un encuentro muy esperado y para nada decepcionante, los adore en cada paso, creo que la parte mas significativa para mi fue en el momento “In your shadow (i can shine)” , Bill hablo por unos minutos, que recordáramos a la persona que mas significa para nosotros, él se lo dedico a su “pequeño” hermano Tom, para mí no hubo duda, al igual que Bill, las personas más significativas no son precisamente, los amantes, enamorados y demás, es alguien que te conoce demasiado bien y las pasiones son secundarias.
No hace falta decir que las lágrimas se hicieron presentes, porque en ese preciso instante le vi lo malo a todo el evento, estaba con mis niños, pero no con mis amores y si hubiera podido hacer una llamada y dedicar esa canción lo hubiera hecho, pero sé que ella me entiende.
You see my soul
I'm a nightmare

Más allá de las lagrimas de las cosas vividas, la nota graciosa como siempre, en el momento Humanoid, no se a quien se le ocurrió decir que los chicos cantaban en francés.. cabe destacar que tuve que sacar de la ignorancia a las pobres niñas y estar de traductora cuando Bill hablaba y no se diga en algunas parte de las canciones.

La segunda parte de los lagrimones fue en Forever Now .. me acorde justo en ese momento de mi otra preciosura a la que adoro, que lindos recuerdos y le doy la razón, la letra es mucho mejor en alemán.
Hey
Die Welt hält für dich an
Hey
Hier in meinem Arm
Für einen Tag
Für eine Nacht
Für einen Moment
In dem du lachst
Wir durchbrechen die Zeit
Gegen jedes Gesetz
Für immer du und ich
Für immer jetzt


Para cuando se despidieron, muchas chicas lloramos, hubo desmayos, euforia.. en fin, hubo de todo, salimos queriendo más, los gritos continuaron, los vítores, todo con el fin de animar a la banda, que sepan que estuvimos, estamos y estaremos.
Los comentarios del final fueron varios pero todo positivo, una nena en particular me abrazo al final, diciéndome que Bill le tiro agüita y estaba en el cielo de la emoción y yo con sana envidia, que sí, quería el agüita para mi también que caray!! Y me quede con las ganas de gritarle PutOOOOOO!!! Y que me oyera, no lo hice por las posibles mal interpretaciones, pero que se lo merece, se lo merece.
Había otras niñas, que hablaban del rostro de los chicos, del pelaso de Geo, de las trenzas brillantes de Tom, del paquete de Bill (una cosa de lo más importante para hablar) y claro del casi amotinamiento que provoca Gus al lanzar los palos al público, esta vez no hubo olitas, pero nos gusto sus maneras.
No me cabe duda de que los chicos logran muchas cosas, no puedo decir que el espectáculo sea una sorpresa constante, pero vaya que cuando hacen una de las suyas lo hacen bien y lo logran con nosotros a su lado y para mejor muestra basta lo siguiente.
Se supone que las personas que conocen a Tokio Hotel lo hacen por la radio, por la televisión o algo por el estilo, pero en un 90% los han conocido por el internet, no hay difusión de los chicos a nivel domestico, prácticamente es un esfuerzo de los clubs, es indudable que la cadena Mtv contribuye un tanto, que cuando se anuncio lo de los conciertos, muchos medios locales se interesaron, pero básicamente, somos los mismos fans los que movemos todo lo que respecta a la publicidad de la banda, es un esfuerzo conjunto sin dudas.
En eso muchos de los que estuvimos en el concierto coincidimos, los chicos de Tokio Hotel merecen más difusión, tienen todo, presencia, profesionalismo, música .. ¿Que falta?
Tal vez falte que dejemos de compararlos, con las múltiples bandas a nivel mundial y los aceptemos tal cual o tal vez falta muchas otras cosas que no entiendo, pero a lo que a mí respecta, Bill, Tom, Geo y Gus, son parte de mi familia y mi familia es grande y unida.
Significan tanto para tanta gente, no recuerdo quien lo dijo, pero es como un virus del que no me quiero curar y el 25 de Noviembre me sentí más que contagiada.
Creo que el agotamiento, es de una manera tan placentera que lo quieres repetir una y otra vez, que manera de tener todo a flor de piel y no sentirte vulnerable.
En resumen… quiero volver a sentir todo de nuevo y espero que la próxima vez sea con mis amores a mi lado, para poderlas abrazar cuando Bill me cante que está listo por dejar su mundo detrás de la pared o cuando me diga que su persona especial significa el sol o cuando me ofrezca su persona para salir de la mas jodida obscuridad.
Y si, en puntos suspensivos, por que espero por más y espero tenerlo todo con mis amores.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Todas las opiniones son bienvenidas en este blog. Solo os pedimos formalidad y respeto a la hora de expresaros.

Todos los comentarios insultantes, soeces con malos modos o palabras serán eliminados.

Saludos,

Staff Tokio Hotel EU